Aceite de Coco

Información básica

El aceite de coco es una sustancia con innumerables propiedades que puedes aprovechar en tu vida diaria. Ya sea en la cocina, en el campo de la estética o para mejorar tu salud, el aceite de coco es una excelente opción.

Composición del aceite de coco:

Más del 90% de aceite de coco está compuesto por grasas saturadas (que no afectan al organismo) y también contiene grasas monosaturadas, insaturadas y poli-insaturadas.
Grasas saturadas: debido a su naturaleza, son bien asimiladas por todos los sistemas del cuerpo.
El aceite de este fruto contiene también ácido láurico, ácido palmítico y otros que el cuerpo necesita para funcionar normalmente.
Es importante resaltar que las propiedades del aceite de coco no se alteran cuando se pasa de estado líquido a sólido, estado en el que recibe el nombre de manteca de coco.

Las principales propiedades del aceite de coco:

A continuación te mostraremos un panorama de las funciones que el aceite de coco puede cumplir al interior de tu organismo. El aceite de coco es:
  • Antibacterial: el aceite de coco elimina del cuerpo las bacterias que pueden producir las úlceras, las infecciones en la garganta y la faringe, el tracto urinario, las enfermedades bucales como la gingivitis y en general, cualquier tipo de infección.
  • Anti Cancerígeno: otro de los mayores beneficios que puede aportar este saludable aceite, es que contiene agentes que combaten los microbios, y por tanto evita que se dispersen las células que producen el cáncer. El aceite de coco mejora el funcionamiento del sistema inmunológico.
  • Antifúngico: este líquido que es completamente natural, ayuda a eliminar las levaduras y los hongos del organismo, lo que puede prevenir futuras infecciones en diferentes partes del cuerpo.
  • Antiinflamatorio: una de las principales propiedades por las que el aceite es usado en el campo de la salud, es que puede combatir directamente la inflamación y reparar los tejidos que han sido afectados por esta condición. El aceite de coco también detiene la acción de muchos microorganismos que causan irritación e inflamaciones crónicas en el sistema digestivo.
  • Antimicrobianos: como lo mencionamos anteriormente, el aceite de coco está compuesto por una gran cantidad de ácidos grasos de cadena media, que son bastante similares a los que se encuentran naturalmente en la lecha materna y que tienen una gran cantidad de propiedades beneficiosas para el cuerpo. La acción antimicrobiana de este aceite, consiste en destruir las cadenas grasas de las que están formados los microbios, y por tanto bloquean sus acciones dañinas. El ácido láurico ayuda a prevenir y proteger el cuerpo de diferentes tipos de infecciones causadas por virus, bacterias, levaduras, hongos y parásitos.
  • Antioxidante: el aceite de coco también contiene agentes antioxidantes, que son los encargados de proteger al cuerpo de la formación de los radicales libres, los encargados de propagar el cáncer.
  • Antiparasitario: otra de las bondades del aceite, es que ayuda a eliminar del cuerpo los parásitos que se alojan el el sistema digestivo.
  • Además de todas las acciones que mencionamos anteriormente, el aceite de coco también combate los protozoos, los virus que afectan el sistema inmunológico, los virus que causan la influenza, el herpes, la meningitis, la hepatitis y algunas enfermedades de transmisión sexua.
Entre las ventajas del aceite de coco también podemos mencionar que no tiene ningún tipo de efecto secundario, mejora la absorción de nutrientes en el organismo y no tiene ningún tipo de agentes tóxicos.

¿Para qué sirve el aceite de coco?

Como ya lo hemos mencionado, el aceite de coco tiene muchísimos usos en diferentes aspectos de la vida, entre los que encontramos el cuidado de la piel, del cabello, el alivio del estrés, el control en los niveles de colesterol, la pérdida de peso, la optimización del sistema inmunológico, los procesos digestivos, el fortalecimiento de los huesos, la calidad de los dientes y el rendimiento metabólico.
Además, el aceite de coco puede usarse en el tratamiento alternativo de enfermedades de los riñones, del corazón, la presión sanguínea elevada, la diabetes, el VIH e incluso el cáncer.
Entre las propiedades que hacen que el aceite de coco sirva para tratar todas estas condiciones encontramos su alto contenido de ácido láurico, ácido cáprico, ácido caprílico, sus propiedades antimicrobianas, antioxidantes, antifúngicas antibacteriales y tranquilizantes.

El uso del aceite de coco en la salud:

Ninguna sustancia en exceso es buena para el cuerpo y lo mismo sucede con el consumo de este aceite. Es importante no consumir dosis muy altas de este elemento debido a su gran concentración de grasas saturadas, sin embargo, si se consume adecuadamente, el aceite de coco aportará grandes beneficios a la salud de las personas.
Como ya se ha dicho, el aceite de coco es rico en ácido láurico, una sustancia que puede mejorar los niveles de colesterol bueno en el organismo y reducir la presencia de colesterol malo en el torrente sanguíneo.

El uso del aceite de coco en la cocina:

En muchas clases de cocina alrededor del mundo, el aceite de coco juega un papel fundamental, en especial en las regiones tropicales.
Se ha descubierto que el aceite de coco virgen es una alternativa muy saludable que se ha adoptado en los programas alimenticios por su contenido nutricional y por el sabor dulce que le da a muchas comidas.
Este toque dulce es ideal para ser usado en las ramas de la pastelería y los postres.
El aceite de coco también se usa para reemplazar otras grasas sólidas como la manteca y la mantequilla, que son grasas hidrogenadas. Se puede usar en la preparación de cremas y para freír los alimentos de una forma más saludable.

El uso industrial del aceite de coco:

Este aceite se usa como combustible orgánico para los motores de tipo diésel, también se utiliza como fuente de energía para generadores.
En algunas regiones del mundo, se han adoptado métodos para usar el aceite de coco como combustible alternativo para los vehículos corrientes, los buses y los camiones.
Otro de los usos industriales que se le dan a este aceite, es como lubricante para diferentes piezas de los motores de los automóviles y maquinarias.
El aceite de coco se utiliza para fabricar diferentes tipos de jabones de tocador que pueden aportarle grandes beneficios a la piel.
Finalmente, los ácidos que se derivan de este aceite se han usado para combatir las plagas de plantas, como herbicidas.

El uso cosmético del aceite de coco:

En el campo de la cosmética, el aceite de coco tiene una gran cantidad de usos.
Por ejemplo, puede utilizarse para suavizar la piel de regiones secas como los cosos o las rodillas.
También se ha implementado el uso de esta sustancia para detener la caída de cabello y para fortalecer las uñas.
Un uso poco conocido de este aceite, es el de lubricación al momento de tener relaciones sexuales.

Remedios caseros con aceite de coco:

  1. Como loción para después de la afeitada: aplica un poco de aceite de coco en tu piel para cerrar los poros que quedan abiertos y para evitar que se irrite la piel.
  2. Para la calvicie o la pérdida de cabello en zonas específicas: aplica aceite por lo menos tres veces al día en el área afectada. Una de las propiedades del aceite de coco es la regeneración celular.
  3. Como exfoliante natural: mezcla un poco de aceite con azúcar y ponlo en las partes del cuerpo que quieras suavizar. Luego, enjuaga con agua tibia y tu piel se sentirá tersa; si quieres, puedes añadir algún aceite esencial.
  4. Para los hematomas o moretones: frota un poco de aceite de coco en el área afectada; el aceite logrará disminuir la inflamación y la coloración anormal de la piel.
  5. Para picaduras de insectos: aplica un poco de aceite directamente sobre la picadura. En unos minutos la picazón habrá disminuido, sanará mucho más rápido y habrá menos posibilidades de que queden cicatrices.
  6. Para las quemaduras: pon un poco de aceite de coco inmediatamente después que se presente la quemadura y usa éste remedio repetidamente hasta que la quemadura sane. Con esto evitarás que queden marcas permanentes en la piel.
  7. Para los labios resecos: aplica un poco de aceite en tus labios y verás que son mucho más suaves y quedan protegidos contra la radiación solar.
  8. Para la caspa: haz un masaje con aceite en tu cuero cabelludo. Lo que hace el aceite es suavizar la piel y evitar que queden residuos enredados en tu cabello.

     

3  Formas para obtener aceite de coco en casa:

A continuación verás tres maneras diferentes para producir el aceite de coco virgen en tu casa, así evitarás los contaminantes químicos innecesarios:

  1. En el molino triturador húmedo:
  • Lo primero que debes hacer es tomar un coco y abrirlo con una pequeña sierra o cuchilla. El coco debe ser café, lo que indica que ya está maduro y listo para usarse.
  • Luego, toma toda la pulpa del coco raspándola con una cuchara o un cuchillo; después corta toda la parte blanca del coco en pequeños trocitos para ponerlos en el procesador de alimentos.
  • Pon la licuadora o procesador en velocidad media y agrega un poco de agua para que sea más fácil licuar.
  • Finalmente, toma un pedazo de tela limpia o un colador de café y pon allí la pulpa que has procesado. Empieza a exprimirlo para separar la leche de coco de la corteza restante. En este paso es muy importante que aprietes con fuerza la tela para que no se pierda ni una gota de leche.
  • Pon este líquido en una jarra muy bien tapada y espera por lo menos durante 24 horas. Con el reposo, verás cómo se separa la capa cremosa de la grasosa en la leche.
  • Luego, pon la jarra en el refrigerador para que las natas sean mucho más fáciles de remover. Cuando haces esto, el aceite de coco virgen se queda en el fondo del recipiente.
  1. Método de frío
  • Para extraer el aceite de coco con este método debes usar coco seco o deshidratado sin endulzantes naturales. Puedes elegir el que venden en las tiendas. También puedes usar coco fresco pero debes dejarlo secar un poco o ponerlo en el horno a una temperatura muy baja para que la leche no afecte el proceso.
  • Pon el coco deshidratado en pequeñas cantidades en tu licuadora. El procesador de alimentos logra separar la crema, el aceite y la fibra.
  • Pasa nuevamente el coco por el procesador de alimentos para extraer completamente el aceite que se queda en la pulpa.
  • Pon el aceite de coco en un recipiente con tapa y almacénalo por 24 horas en un lugar cálido, así la crema se ubicará en la parte inferior del recipiente y el aceite de coco quedará en la parte superior.
  • Finalmente, pon el aceite en un recipiente diferente y ya estará listo para usarse.
  1. Hervir el coco:
Otro de los métodos para extraer en casa el aceite de coco, es someterlo a temperaturas altas.
  • Pon a hervir cuatro tazas de agua en un recipiente a fuego medio hasta que veas que ha llegado a su punto de ebullición.
  • En un recipiente aparte, toma extrae la pulpa de dos cocos maduros tal y como lo se describe en el primer método. Esta vez, deberás rallar la pulpa que extrajiste.
  • Después, pon en la licuadora el agua hirviendo y la pulpa de coco rallado. Es importante que primero pongas el coco y luego añadas el agua. Licúa hasta que veas que se ha formado una pasta muy suave.
  • Luego, toma un colador de tela o un trozo de algún tejido limpio y escurre el líquido para separarlo de la pulpa de coco.
  • Posteriormente, toma el líquido que has obtenido y ponlo a hervir nuevamente a fuego medio. Espera hasta que veas que la crema se ha separado del aceite y que haya tomado un color café. Este paso podría tardar más o menos una hora. Debes revolver constantemente.
  • Si no quieres hacer este último paso, puedes dejar el líquido en el recipiente y envolverlo con papel plástico. Luego espera 24 horas y ponlo en el refrigerador. La parte cremosa se separará del aceite en poco tiempo.

Quizás te interese más información sobre:
Beneficios del aceite de coco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *